La papa o patata es un alimento habitual en nuestra mesa. Se cultivó por primera vez en el altiplano andino hace unos 7000 años. Los conquistadores españoles fueron responsables de llevarla a Europa, más como curiosidad botánica que a modo de alimento. Sin embargo, su cultivo y consumo se expandió exponencialmente por todo el mundo hasta convertirse en parte fundamental de la alimentación mundial.

La palabra “papa” es un préstamo lingüístico del  idioma quechua. De la mezcla de ese término con “batata” (boniato), palabra originaria de la isla La Española, resulta «patata», término español que fue adoptado por muchas otras lenguas.

En España, existen dos Indicaciones Geográficas Protegidas y una Denominación De Origen Protegida de patatas. Son la I.G.P. Patata de Galicia o “Pataca de Galicia”, la I.G.P. “Patata de Prades” o “Patates de Prades”, de Catalunya; y la D.O.P “Papas antiguas de Canarias”. Todas ellas garantizan una calidad excepcional del producto.

La patata ha proliferado tan exitosamente como alimento a causa de sus buenas propiedades nutricionales. 100 gramos aportan unas 77 calorías, con sólo 0,1 g de grasa, 17 g de carbohidratos, con sólo 0,8 g de azúcares; 2,2 g de fibra alimentaria y 2 g de proteína. Posee abundante vitamina C: 19,7 mg.

Te proponemos enriquecerla con el alimento funcional Moringa, que añadirá, entre otros nutrientes, su 25% de proteína vegetal completa (con 19 aminoácidos, incluyendo todos los esenciales), vitaminas A, B1, B9, B12 (18,6mcg/100g), C, E, y K , y una capacidad antioxidante de 131.120 µmol.

La Moringa se puede usar en cualquier comida en hoja o polvo, según preferencias y teniendo en cuenta un consumo recomendable de entre 6 y 9 gramos diarios».

Por eso te traemos la receta de ensalada de patatas con hojas de Moringa. Algo nuevo y saludable para tu barbacoa.

Ingredientes (para 4 porciones):

  • 400 g de patatas cocidas, peladas y en rodajas.
  • 200 g de zanahorias peladas, cocidas y en rodajas.
  • 60 g de cebolla pelada y picada.
  • 250 ml de caldo.
  • 3 cucharadas soperas de vinagre de manzana.
  • 6 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
  • 20 g de hojas de Moringa.
  • Sal y pimienta negra.
  • Mostaza (estragón).

Moringa.potatoe.salad1__0

Preparación:

Hay que cocer, pelar y cortar las patatas y las zanahorias, y añadir el caldo caliente inmediatamente.

Después, mezcla el aceite, la cebolla, el vinagre, la sal, la pimienta negra, la mostaza y las hojas de Moringa, agitándolo todo con suavidad.

Colócala en el refrigerador durante unos 30 – 45 minutos para que quede bien fresca.

Como aderezo y decoración se puede utilizar tomates y / o ensalada verde.

Sólo queda disfrutar de esta fresca  y nutricional propuesta.

Recomendaciones generales al aplicar la Moringa en comidas y bebidas

 

·       En comida: La Moringa se puede usar en cualquier comida en hoja o polvo, según preferencias y teniendo en cuenta un consumo recomendable de entre 6 y 9 gramos diarios. Las hojas de Moringa son fáciles de añadir a sopas, sobre pescado,  verduras y ensaladas. También en pan. El polvo de Moringa se integra bien en cremas, yogur, pesto, huevos revueltos, con mayonesa, etc.

 

·       En Bebidas: La hoja de Moringa es idónea para infusiones y el polvo se mezcla muy bien en batidos.

 

·       Medidas:

  • CucharasEn una chuchara sopera caben unos 3 g de hoja de Moringa.
  • En una cucharilla de postre caben unos 3 g de polvo de Moringa.
  • En una cuchara sopera caben unos 5 g de polvo de Moringa.
·       Sabores: La hoja en infusión sabe ligeramente vegetal y en las demás aplicaciones la Moringa no altera sustancialmente el sabor del plato preparado.

 

La dosis diaria recomendable para una persona adulta y para lograr un completo aporte nutricional es de entre los 6g a 9g, que pueden tomarse en comidas o/y bebidas.

2017-05-23T03:46:04+00:00
This website uses cookies and third party services. Ok